Thursday October 2nd 2014
Bookmark and Share

Séptimo Arte – Festival de Cine Global Dominicano 2010

Sección 1. 7mo Arte

Principio en tres actos

Fueron los inicios del cine en la República Dominicana muy similares a los demás países del área sin embargo por los azares de la vida con posterioridad un silencio se instaló sobre esta historia dejándola en la oscuridad durante años. Como señaló el poeta Friedrich Von Schlegel, el historiador es un profeta que mira hacia atrás, por ello, vamos a acercarnos a nuestro futuro conociendo tres momentos genésicos de nuestro cine dominicano.

Aparición del cine en la República Dominicana.

La primera noticia que se tienen de este invento en la isla de Quisqueya está recogida el 20 de agosto de 1891 cuando aparece en el periódico El Día de Santiago una breve reseña sobre el invento de Thomas Alba Edison del Kinetógrafo de rollo, derivado del fonógrafo. Se trataba de un cilindro revestido con una lámina de celuloide que contenía una emulsión fotográfica. No obstante, en la isla desde hacía varias años antes se habían exhibido para el goce del público y de la alta cultura dominicana -quienes fueron desde un inicio los primeros adeptos cinéfilos- otros inventos relacionados al cine y la fotografía, su hermana de nacimiento, como fue la exhibición del Diorama de Daguerre, según relatan los registros de la época en una casa lindante a la del ex presidente Desiderio Valverde en la calle de Las Rosas de Santiago el día 23 de junio de 1859. Con posterioridad en febrero de 1879 se presentó en Santo Domingo el Stereo-Panopticón eléctrico – el cual fuera posiblemente el Estereoscopio perfeccionado del inglés Charles Whestone (1838), que luego recorrió el interior del país presentando imágenes de las exposiciones de París y Filadelfia.

La primera exhibición cinematográfica propiamente dicha en la isla de Santo Domingo tiene lugar en agosto de 1900 en el desaparecido Teatro Curiel (o Municipal) frente al Antiguo Parque de Recreo de Puerto Plata cuando un empresario ambulante y hombre de negocios italiano llamado Francesco Grecco que había arribado a tierras dominicanas en el vapor Cherokee, se integró a los variados corresponsales de la casa Lumiére por el mundo y luego de comprar un proyector se dió a la tarea de recorrer el Caribe enseñando innumerables veces su aparato eléctrico y sus películas. Aquella veraniega noche de 1900, la historia volvería a convertirse en protagonista de los salones del Teatro Curiel, los cuáles habían sentido la imponente presencia cinco años antes de José Martí y Máximo Gómez cuando con ferviente devoción anunciaban por todo el mundo la preparación de la guerra cubana de 1895 para liberarse del yugo colonial español o las presentaciones de músicos como el violinista Brindis de Salas. Esa noche se presentaron aproximadamente unas 11 películas de la casa Lumiére entre las que se contaban:

• Una calle de París (Rue de la Republique) de Louis Lumiere (1895),
• Ataque sorpresa en playas cubanas (The battle of Santiago Bay) de Edwin H. Amet (U.S.A.
1898),
• Riña de niños (Querelle de bebes), de Louis Lumiere (1895),
• Baños públicos en Milán (Les bains de Diane a Milan) de Alexandre Promio (1895),
• El sombrero multiforme (Chapeaux a transformation) de Louis Lumiere (1895),
• Juego de naipes (La partie d´ecarte) de Louis Lumiere (1895),
• Entierro de Feliz Faure (Les funerailles de F. Faure) de la Societe Lumiere (1899),
• Corrida de toros en Valencia de Alexandre Promio (1898),
• Pasión de Cristo (Passion de Notre-Seigneur Jesus Christ) de Georges Melies (1898),
• Los últimos cartuchos (Les dernieres cartouches) de la Societe Pathe (1899),
•    Entre otros que no son identificables en las fuentes bibliográficas. Las proyecciones cinematográficas del señor Grecco, fueron calurosamente acogidas en el país, y luego de su entrada un gran número de empresarios vieron el futuro en este invento.

La primera filmación en tierras dominicanas
La primera realización cinematográfica de la que se tiene registro en la República Dominicana está fechada en el 1915 y es obra de un español-puertorriqueño. El Teniente Rafael Colorado D´Assoy, considerado el padre de la fotografía en Puerto Rico. Es el primero en distribuir películas en esa isla; el que produjo y filmó la primera película puertorriqueña conocida: Un drama de Puerto Rico de (1912); y estableció el servicio de correo aéreo entre Puerto Rico y Santo Domingo, introduciendo la primera cámara de filmación en esta última isla. Colorado había venido al Caribe como oficial durante la guerra del 98, siendo su primera misión hacer un registro fotográfico de las zonas susceptibles de ser invadidas. Como cabecilla de un grupo de guerrillas montadas se convierte en uno de los grandes protagonistas y héroe de esta guerra, para luego dedicarse en cuerpo y alma a la fotografía. Por sus habilidades en este arte fue ganador de varios premios en diferentes países como Madrid, Bruselas, París y Chicago. Nació en Cádiz, se dice que alrededor de 1867, aunque no se ha podido confirmar y muere en 1959 en su amado Puerto Rico.

En el verano de 1915 antecedido por las típicas tormentas estivales de nuestro trópico llega al muelle de Santo Domingo procedente de San Pedro de Macorís, el buque Jacagua. En él venía una delegación, que sin proponérselo, marcó la historia cinematográfica dominicana. José de Diego -poeta considerado por muchos el precursor del modernismo literario en Puerto Rico, abogado e importante figura política- nombrado en 1907 presidente de la Cámara de Delegados de Puerto Rico, arribaba en ese rango a realizar una visita diplomática de hermanamiento entre las dos islas caribeñas. Lo acompañaban su esposa Georgina Blanes y otras personalidades puertorriqueñas, entre las que se contaba a Rafael Colorado con la misión de filmar un documental de la visita que se desarrollaría del 18 al 27 de junio.

Titulada Excursión de José de Diego en Santo Domingo, la película recogía todos los pormenores de la visita del patriota boricua a nuestro país. Según fuentes del Listín Diario de la época entre los episodios que recogía el material estaban:
• Manifestación en Puerto Rico el día del embarque.
• Entrada en el Puerto de San Pedro de Macorís.
• Discursos de distinguidos poetas y poetisas dominicanos en Macorís.
• Entrada en el rio Ozama
• Desembarque
• El ex-presidente Jiménes, De Diego y demás en el Palacio Presidencial.
• Excursión por el rio Ozama con familias dominicanas
• Paseo por el Malecón
• Y así sucesivamente todos los encuentros y eventos realizados entre los diplomáticos de las dos islas.

A fines de mes, abandona el país la delegación puertorriqueña a bordo del cañonero Independencia dejando tras de sí gran expectación por el documental que habían filmado, el cual calificaban con orgullo la prensa y el público nacional como la primera película dominicana, teniéndosele al final por el simple nombre de la película de Concho. Por razones desconocidas tendrían que esperar los

dominicanos cinco años para poder ver este material que fue estrenado el 31 de enero de 1920 en los teatros Colón e Independencia. Por ser la primera película en que se plasmaban las ambientes y escenarios nacionales, el espejo donde las familias de renombre se pudieron ver reflejadas por primera con toda pompa y gloria, fue un evento precedido de gran expectación y prueba de ellos fue la gran demanda de locaciones que presentaron los dos centros que la estrenaron. Así fue completada la entrada del cinematógrafo en la República Dominicana que tuvo en Francesco Grecco, un pionero en la proyección y en Rafael Colorado, otro en la grabación de imágenes.

La primera película dominicana Para los años veinte se exhibían en las salas de cine dominicanas las producciones españolas, francesas, italianas y norteamericanas, siendo estas series y películas parte de la influencia de nuestro primer cine. Predominaban las películas de ficción y los dramas sentimentales aunque también se exhibían algunos noticieros y reportajes. Ya se habían realizado filmaciones en el país y en plena ocupación militar de 1917, eran estrenados en función de gala unos 50 o 60 pies del cortometraje rodado en casa del señor P. A. Ricart, de un concurso de belleza patrocinado por la empresa del cine Colón, sin embargo todavía nadie se había hecho la empresa de filmar una película propiamente dominicana.

Esto fue tarea de tres grandes pioneros de nuestro cine, el fotógrafo, editor y director Francisco Arturo Palau, el empresario Juan B. Alfonseca y el fotógrafo Tuto Báez, quienes emprendieron en 1922 la filmación de la primera película de ficción de la República Dominicana llamada Leyenda de Nuestra Señora de la Altagracia. Aprovecharon la solemnidad que significaba la canonización de la Virgen de la Altagracia, y de cierta forma exigieron su protagonismo en esta empresa cinematográfica que había sido otorgada oficialmente al fotógrafo Rafael Colorado, ya conocido en el país. El acto de coronación lo presidiría el enviado papal Monseñor Sebastián Leite de Vasconcelos, prelado portugués designado para la ocasión por el recién estrenado papa Pío XI. Palau y su equipo, fueron elogiados por los medios de comunicación de la época como el Listín Diario y la veterana revista La Cuna de América; el filme se estrenó con todo el glamour de la época en las salas del teatro Colón e Independencia la noche del 16 de febrero de 1923, después de una extensa campaña publicitaria y su calidad fue aprobada por el mismísimo Vicario General Luis de Mena, quien la halló muy conforme a la tradición y recomendable a la fe y devoción de la fieles. Basada en un guión literario del respetable historiador Bernardo Pichardo y con decorados del catalán Enrique Tarazona, el filme constaba de cuatro actos y en su reparto con la italo-venezolana Alama Zolessi, Panchito Palau, entro otros aficionados. Entre los grandes infortunios que padece la historia de nuestro cine nacional está la pérdida total de estas primeras piezas, quedando escasos registros de estas obras formativas e imprescindibles.

Mucho debemos a estos inicios en el desarrollo de nuestro cine, y mucho más le agradeceríamos si conociéramos a profundidad estos primeros intentos de utilizar esta nueva forma de hacer arte, aquí en Santo Domingo, dándole su justo valor a aquellos que sin pensar más que en su pasión por el celuloide y un singular aparato, rompieron todas las barreras humanas para ver un sueño importado hecho una realidad nacional.


Sección 2. Creadores

La magia de un festival
Desde hace ya varios años, en nuestras ciudades se celebra la gran fiesta del cine, y es que llama la atención el movimiento cinéfilo que ha generado el Festival de Cine Global Dominicano. Una verdadera revolución en el mundo cinematográfico dominicano que ha contado con la presencia de importantes figuras como Omar Sharif, Mikhail Baryshnikov, Andy García, Michael Madsen, Steven Bauer, representantes de la industria como William Fay, presidente de producción de Legendary Pictures, Elliot Rosemblat, productor de Universal, Peter Leverman, de Leverman Films, Justin Mullers, de las Colinas Studios y Phillip Miller, Productor de Budapost, además de participar activamente en festivales como Sundance, Cannes, Tribeca, Berlinale, San Sebastián, Cartagena de Indias, Guadalajara, entre otros.

Desde su nacimiento en el año 2006 los lineamientos del festival han sido bien claros, en primer lugar dotar a la industria dominicana de un espacio de legitimación e intercambio con sus homólogos internacionales, enriquecer las formas de apreciación y la cultura cinematográfica dominicana y llevar a toda la sociedad una visión múltiple y profunda de las problemáticas mundiales más actuales. Cada Festival ha ido haciendo grandes aportes y en cada uno se ha visto crecer un sueño que apunta hacia un futuro promisorio, solo la fuerza de una tormenta tropical en el 2007 y su impacto desastroso en el país logro detener por una ocasión esta iniciativa de la Fundación Global Democracia y Desarrollo.

La propuesta fílmica del Festival desde sus inicios ha contado con una excelente selección teniendo entre sus ofertas una variada selección de países y de filmes participantes en otros festivales. Con obras de un valor artístico considerable entre las que recuerdo la impactante Budhha Colapse Out of Shamed, en su traducción Buda exploto por vergüenza impactante visión de la vida en la Afganistán moderna montada sobre una encantadora historia de niños o la fuertemente criticada The Cove, por solo mencionar dos ejemplos de un gran conglomerado. Los valores creativos, puros, humanos y sociales del cine han marcado el paso de este evento por nuestras salas de proyección y seguramente dejado un impacto en el corazón de cada aficionado al séptimo arte.

Y es que la historia ha hecho manifiesto que estos eventos son espacios muy importantes de intercambio y enriquecimiento del cine, ya sea caribeño, latinoamericano o global. En nuestro pedacito de mundo desde inicios de la década de las revoluciones, los 60´, toda una nueva generación de cineastas comprometidos en su visión y su pensamiento con un pensamiento cultural reflejo de su continente luchaban por tener un punto de encuentro. Ya para el 1967 en la bella y emblemática ciudad chilena de Viña del Mar con el primer encuentro de Cineastas Latinoamericanos, evento decisivo para la consolidación del movimiento latino, y como puntales el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de la Habana y la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños, nos hicimos cada vez más fuertes y más presentes dentro del movimiento cinematográfico mundial con un forma de hacer única y particular deudora de nuestra cultura.

Hoy día la empresa continúa y nuestro cine tiene en el Festival de Cine Global un fuerte puntal que hará progresar y extender el cine dominicano a cada rincón del mundo. Cada día con nuevos bríos, el 4to Festival inicia en este 2010 con el precedente del II Concurso de Cortometrajes, evento que se realizó por primera vez el año anterior con el objetivo de propiciar la creación de corta duración. Este año la cita es del 16 al 22 de noviembre y se presenta como ya es costumbre difundiendo el cine por ciudades como Santo Domingo, Santiago, Puerto Plata, Cap Cana y Nagua; contará además con clases magistrales a cargo de creadores de renombre nacional, talleres y paneles, y el premio del público. Un encuentro que no debe perderse ningún dominicano que se diga amante del cine y que busque además en este séptimo arte una forma de enriquecerse espiritual y visualmente.

Festival de Cine Global Dominicano 2010
Festival de Cine Global Dominicano 2010

Sección 3. Flashazos

1.    La película más larga en la historia del cine se llama El remedio contra el insomnio, rodada en 1986 tiene un único actor, el poeta Lee Groban, un libreto de 4800 páginas y dura 87 horas.
2.    El Diorama de Daguerre fue elemento en tres dimensiones, que ubicado delante de un fondo curvo pintado de forma que simulara un entorno real y con efectos de iluminación podía recrear una escena de la vida real.
3.    En 1927 se realiza la primera exhibición de cine sonoro en Santo Domingo con la película Lucky Boy dirigida por Norman Taurog y Charles C. Wilson, proyectada en el cine Independencia.
4.    Oscar Torres fue en su juventud el primer dominicano que logró ingresar en el Centro Experimental de Cinematografía de Roma, fundado por Mussolini en noviembre de 1935.
5.    El gran invento del siglo XX, el cinematógrafo Lumiére fue patentado el 13 de febrero de 1894. cuando tuvieron una cámara que servía tanto para registrar imágenes como para proyectarlas.
6.    El 28 de marzo de 1895 fue mostrada en París en una sesión de la Sociedad de Impulso a la Industria Nacional la conocida Salida de los obreros de la fábrica Lumière, rodada tres días antes.
7.    El stop motion es una técnica de animación que consiste en aparentar el movimiento de objetos estáticos por medio de una serie de imágenes fijas sucesivas.
8.    El cineasta ruso Ladislaw Starewicz en el año 1912 realizó una de las primeras películas en stop motion utilizando como modelos insectos reales la cual tituló La venganza del camarógrafo.
9.    La productora londinense Aardman, estudios de animación con base en Bristol, Reino Unido es muy conocida por el empleo avanzado de las técnicas de claymation y stop-motion.
10.    La primera animación stop motion en Japón fue la Princesa Tsumeko y el diablo (Tsumeko-himeto Amanojaku) de 1955 producida por Tadahito Mochinaga.

•    La película más larga en la historia del cine se llama El remedio contra el insomnio, rodada en 1986 tiene un único actor, el poeta Lee Groban, un libreto de 4800 páginas y dura 87 horas.

•    En 1927 se realiza la primera exhibición de cine sonoro en Santo Domingo con la película Lucky Boy dirigida por Norman Taurog y Charles C. Wilson, proyectada en el cine Independencia.

•    Oscar Torres fue en su juventud el primer dominicano que logró ingresar en el Centro Experimental de Cinematografía de Roma, fundado por Mussolini en noviembre de 1935.

•    El gran invento del siglo XX, el cinematógrafo Lumiére fue patentado el 13 de febrero de 1894. cuando tuvieron una cámara que servía tanto para registrar imágenes como para proyectarlas.

Más temas de esta Sección

El cine chileno llega al MALBA
El cine chileno llega al MALBA

El cine chileno llega al MALBA Un romance en el contexto del Golpe Militar de 1973 (“Post Mortem”), el homenaje al [continuar]

“Pinewood Indomina Studios”
“Pinewood Indomina Studios”

Discurso pronunciado en el acto del inicio de las construcciones de los estudios cinematográficos ‘Pinewood Indomina [continuar]

DONACIONES

Artes agradece su apoyo

Videos

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player


 
Galerías Online
 
 
Vuelo de Dibujos
 

Galerías

  • Cueto Gallery

Sponsors

  • Alvarez & Sánchez, C por A
  • artfornews

artes

Archivos

Enter your email address: